kritiken hemeroteka

7.544 kritika

Azken kritikak

« | »

Biotz begietan / Xabier Lizardi / Verdes Atxirika, 1932

La cama Orixe / El Día, 1932-07-06

“Médico del cansacio, iluminadora del entendimiento, premio al trabajo, soñadero sabroso, lenitivo de penas, dueña de los perezosos” es la definición que “Lizardi” da en su primera estrofa. Comienza a elogiarla intentando rezar un Padrenuestro en sufragio de su inventor. Pero antes de emprenderla con los Padrenuestros, quiere desahogarse dando suelta a los versos que en tropel le vienen.

Cenando opíparamente, se enfrenta con la cama. Ante ella, los párpados se le humillan en actitud suplicante. Afirma las mantas por debajo del colchón, no sea que a media noche se descubra desvergonzadamente algunos de los pies. Sabrosa escena la de el desnudarse. Sus zapatos vuelan por el aire hasta dar en el techo. “Que sepan de este gozo mis vecinos, los de arriba y los de abajo”. Es invierno y le molesta tanta prenda de que desnudarse. “Ahí va la americana, ahí van los pantalones. A fe que tenían más juicio nuestros primeros padres Adán y Eva” que no se embozaban tanto.

Zambúllase en la cama -parece que se le ve- vence los primeros escalofrios. Comienza su breve conversación.

¡Ai nolako zoroak
gauez kalerik kale
ibil oi diranak!
¡Arkiko al dituzte
asun miñez beterik
iñoiz beren oiak!

Esta exclamación recuerda aquella de Horacio contra el impío hijo que estrujara la garganta de su padre: “edad cicutis allium nocentius”: sea condenado a comer ajo, más dañino que la propia cicuta.

“Valientes majaderos -prorrumpe “Lizardi”- esos que de noche van recorriendo calles! Así den cualquier día en una cama llena de picantes ortigas!”.

El viento, el granizo, piensan estorbarle el sueño; pero “no hay canción de cuna semejante para los niños creciditos que ha tiempo la abandonamos”. El pensamiento de una mañana lo lanza de sí como cosa pecaminosa, con una sentencia parecida a la evangélica de “sufficit diei malitia sua”, bástale a cada día su afán: “a cada sía síguele una noche para que se descanse de lo hecho”.

Va a dormir; “se me cierran los ojos, la cabezota se me atontece, el respirar… re-tar-da-se-me…” comienza a soñar. El ensueño es dulcemente poético:

Ames dagit, basoan
il nauela, parreaz,
maitagarri batek
ta, gozorik, illeta
abesten didatela
abesten didatela
berreun milla lorek.

Sueño que en el bosque un hada matóme con su risa, y que doscientas mil flores me cantan dulce funeral.

Ames dagit nautela
tximirritek eortzi
abaraska baten,
ta illoba, lasaiki
ta ixilka, ari naizela
parra-parra yaten.

Y sueña, sueña, pero se le figura que sus lectores roncan profundamente. Se despide de ellos, pero se le olvidaba rezar el Padrenuestro prometido en sufragio del inventor de la cama. “Bien que, es de esperar que el pobrecillo, con lo bendito que debía de ser, goce ya de la gloria. En cuyo caso ninguna falta le hacen mis Padrenuestros. Siendo esto así, puedo dejarlo para mañana…”

Esta es una poesía llena de salud espiritual, por decirlo así, llena de buen humor y salpicada de meritorio humorismo. Descontado el hecho de su originalidad, un recuerdo nos trae, lo haya o no lo haya tenido presente su auto: la “Cena jocosa” de Baltasar de Alcázar. Nuestro poeta escoge, no la dice positivamente: “cenemos Inés, si te parece primero”. Terminada la cena, no quiere volver al cuento. “Las once dan, yo me duermo, quédese para mañana”. Hay semejanza en el proceso de la composición y en el espíritu de la poesía: hay originaldad en el asunto y en su desarrollo. Si la “Cena jocosa” ha tenidola fortuna de ser coleccionada entre las cien mejores poesías castellanas, “La cama”, no inferior, creemos que bien pudiera tener lugar entre las cincuenta mejores vascas.

Cierto que “Lizardi” no es aún (1919) el poeta de “Biotzean min dut”, ni de “Urte-giroak”, pero nos revela desde luego la madurez de juicio que siempre le acompaña, y una casualidad sobresaliente en él: la perfecta adecuación entre lo que piensa y lo que de la pluma le brota. Señal evidente no sólo de su gran dominio del lenguaje, sino también de su rara veracidad, atributo raro en los poetas, que aun involuntariamente exageran su estado de ánimo, o falsean, sin quererlo, su pensamiento.

Azken kritikak

Poesia kaiera
Forugh Farrokhzad

Ibai Atutxa Ordeñana

Poesia kaiera
June Jordan

Aiora Sampedro

Gaitzaren loreak
Charles Baudelaire

Joannes Jauregi

Poesia kaiera
Forugh Farrokhzad

Igor Estankona

Poesia kaiera
Forugh Farrokhzad

Irati Majuelo

Hormako paper horia
Charlotte Perkins-Gilman

Amaia Alvarez Uria

Gaitzaren loreak
Charles Baudelaire

Javier Rojo

Poesia kaiera
June Jordan

Igor Estankona

Nobela errealista bat
Joxean Agirre

Joannes Jauregi

Moio - Gordetzea ezinezkoa zen
Kattalin Miner

Aiora Sampedro

Den-dena nahi dugu
Nanni Balestrini

Ibon Egaña

Erbesteko elurra
Felipe Juaristi

Javier Rojo

Lurra eta dardara
Askoren artean

Irati Majuelo

Miren eta erromantizismoa
Ramon Saizarbitoria

Imanol Mercero

Artxiboa

Maiatza 2020

Apirila 2020

Martxoa 2020

Otsaila 2020

Urtarrila 2020

Abendua 2019

Azaroa 2019

Urria 2019

Iraila 2019

Abuztua 2019

Uztaila 2019

Ekaina 2019

Hedabideak